A pesar de ser imperceptibles para el ojo humano pueden provocar graves enfermedades en las personas presentes en una instalación y afectar negativamente
a la calidad y salubridad de los productos alimenticios.

 

 

Desinfección de superficies por vía aérea.

Como su nombre indica la desinfección de superficies por vía aérea es una operación que utiliza el aire como medio de transmisión de un producto en forma de gas o partículas sólidas o líquidas que se apliquen a corta distancia (mediante aparatos automáticos).

Para que se produzca un proceso de desinfección es preciso un contacto entre los microorganismos a destruir y el principio activo, y que exista un tiempo de contacto mínimo. Los sistemas de desinfección deben cumplir estos dos requisitos (homologación ANFOR).

Dentro de las zonas de riesgo, la limpieza constituye una tarea básica y fundamental en las operaciones de saneamiento e higiene, no obstante la experiencia demuestra que en la limpieza de las zonas de alto riesgo infectivo, existen numerosos errores en su ejecución.

  • Personal no especializado.
  • Uso de un material inadecuado.
  • Manipulación incorrecta de los productos.
  • Las zonas tratadas se limitan al suelo, con lo que las demás superficies y mobiliario no reciben tratamiento higiénico.

Por estas limitaciones observamos en la práctica, que tras realizar la limpieza, se hace necesaria la utilización de sistemas complementarios como la desinfección por vía aérea, que permite una desinfección de todas aquellas zonas y elementos de difícil acceso que no son objeto de tratamiento en la limpieza.

Los sistemas DVA (Desinfección por Vía Aérea) destruyen todos los microorganismos, incluso los más resistentes a los antibióticos. Actúan sobre las superficies en el local donde son aplicados. Es conveniente saber que no tienen actividad sobre el aire (para ello hay que utilizar filtros) y que además no son sustitutivos de la limpieza, sino que la complementan. En la actualidad se puede determinar de forma fiable la actividad biocida de un sistema de desinfección y el sistema recomendado y homologado según las normas AFNOR para desinfectar un local es un sistema automático que dispersa, sin intervención humana, un principio activo sobre todas las superficie.

FORMA DE ACTUACION

El tratamiento se realiza mediante un nebulizador en frío, mediante pulverización o con aerosoles de descargas, utilizando como producto un desinfectante homologado y registrado para tal uso, en ausencia de personas y con un tiempo de recuperación según las características del producto.