Es un hecho que el control de plagas es fundamental para la mejora de la calidad de vida, tanto para la seguridad e higiene alimentaria, como de las instalaciones y personal laboral.

 

Esto es fundamental para evitar la presencia de plagas indeseables como pueden ser pulgas, garrapatas, o roedores en las instalaciones, el perjuicio en la salud pública, o en el ámbito laboral es indudable, y se plantea como mínimo una amenaza latente.

Para evitar estos riesgos, es preciso realizar medidas de prevención, erradicación y control de estas plagas u otras que pudieran aparecer en sus instalaciones. Este control se realizaría en dos niveles:

1º Medidas Pasivas. Estas medidas son muy importantes, mediante una inspección previa realizada por nuestros técnicos se efectuaría un informe con las deficiencias observadas y con las medidas preventivas recomendadas, de adecuación del medio por la que se trataría de impedir el desarrollo o la entrada de plagas a las instalaciones, como ejemplo podríamos citar, la eliminación de basuras, focos de suciedad, un correcto almacenaje de mercancías o productos, implantación de medidas físicas que impidan la penetración al interior de plagas.

2º Medidas Activas. Independientemente de tomar las medidas preventivas anteriormente señaladas, siempre es necesario realizar controles de Desratización, Desinsectación y Desinfección, para lo cual las empresas aplicadoras deben estar autorizadas y registradas tal y como disponen los Reales Decretos 3349/83 y 169/91. La Orden del Ministerio de Relaciones con las Cortes y Secretaria del Gobierno de 24 de febrero de 1993 (BOE 4-3-93) y la Resolución de la Dirección General de Agricultura y Ganadería de 30 de noviembre de 1993 (BOJA 21-12-93). Por lo que cuando se vaya a contratar un servicio es necesario es conveniente comprobar que poseen todos los requisitos legales necesarios, como son Nº de registro de empresa de servicio plaguicidas, poseer los carnes de manipuladores de plaguicidas nivel cualificado, y nivel básico, y los partes de Diagnosis y Certificados de tratamientos pertinentemente diligenciados por la Consejería de Salud.

Nuestra empresa cumple con todos los requisitos legales mencionados.

Antes de iniciar cualquier tipo de actuación, nuestro servicio técnico realizará un diagnostico de situación sobre el lugar en el que quiere realizar una Desratización, Desinsectación o una desinfección en el que se incluyen los siguientes aspectos:

•  Identificación de las especies a combatir

•  Estimación de la densidad de las poblaciones

•  Estudio del posible origen de las citadas especies así como distribución y extensión de las poblaciones dañinas.

•  Estudio de los factores ambientales que originen o favorezcan la proliferación de las mismas.

•  Propuestas de actuaciones físicas, químicas y/o biológicas.

Por último destacar que todos los productos plaguicidas que utilizamos estas registrados y homologados por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo.